Rápido y fácil

From festivals in Florida to touring Dracula’s digs in Romania, we round up the best destinations to visit this October. As summer abandons Europe again this October, eke out the last of the rays and raves in Ibiza, where nightclubs will be going out with a bang for the winter break. When the party finally stops head to the island’s north.

ensaladilla rusa

Ensaladilla Rusa la receta tradicional

Elaboración: 30 min
Cocción: 45 min
Listo en: 4 horas 15 min
 

Ingredientes:

  • 5 patatas medianas
  • 4 huevos
  • 2 zanahoria
  • 3 latas de atún en aceite de oliva
  • 200 gr guisantes
  • 700 gr mayonesa o lactonesa
  • 60 gr Aceitunas
  • Pimiento del piquillo (opcional)
  • Sal

Elaboración:

Lo primero que tenemos que hacer, es hervir las patatas, las zanahorias, en una olla con agua y un puñado de sal, cuando lleve sobre 30 minutos ponemos los huevos y dejamos 10 minutos más, a falta de 5 minutos echaremos los guisantes..

Los tiempos de coccion de las patatas dependerá del tamaño, pero al echarlas enteras calcularemos entre 25 y 35 minutos.

Sabremos que están, comprobando si la patata está cocida pinchando con un cuchillo. en dados.

Sacamos el agua las patatas y la zanahoria, dejamos que templen, pelamos y cortamos los huevos y reservamos todo hasta que este algo más frio para poder cortarlo sin quemarnos

En una fuente grande añadimos las patatas cortadas en dados, guisantes, las zanahorias cortadas en dados, el atún (yo uso con aceite ce oliva), las aceitunas cortadas por la mitad y los huevos cortados en trocitos, que podemos reservar la yema para decorar al final o usarla también como ingrediente.

Ahora removemos todo y añadimos un chorreón grande de vinagre, otro de aceite y un poco de sal.

Añadimos la mahonesa que más nos guste o hacemos una o bien podemos hacer una lactonesa.

Si queremos podemos usar moldes o directamente en el bol grande que hemos usado y podemos decorar por encima con yema de huevo rallado, aceitunas y pimientos del piquillo.

Dejaremos enfriar lo suficiente para que este más deliciosa, yo suelo hacerla de un día para otro.

mona-de-pascua

Mona de pascua para semana santa

Elaboración: 15 min
Cocción: 35 min
Listo en: 50 min
 
La Mona de pascua para semana santa, típico de semana santa.

Ingredientes

  • 70 gr de aceite de girasol
  • 100 gr de leche o zumo de naranja (o mitad y mitad)
  • 55gr de azúcar
  • esencia vainilla
  • 2 ch agua de azahar
  • Ralladura de una naranja
  • 1 huevo
  • 25 gr de levadura fresca
  • 375 gr de harina (250 gr de fuerza y 125 gr de normal)
    sal

Preparación

Ponemos el aceite, la leche o zumo, el agua de azahar y los azúcares. Programamos 2 minutos, 37º, vel.2
Ponemos la levadura y la disolvemos, unos segundos a velocidad 3.
Añadimos el huevo y la ralladura de naranja, mezclamos 10 segundos, vel. 3.
Incorporamos la harina y la sal. Programamos 2 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga.

Con la espátula engrasada en aceite, sacamos la masa del vaso, estará pegajosa  y la dejamos sobre una superficie enharinada, damos unas vueltas a mano, así ya no se nos pegará y la podremos trabajar bien. Formamos una bola y la dejamos levar dentro de una ensaladera, tapada con film transparente, en un lugar cálido y sin corrientes de aire. Más de una hora, hasta que doble su volumen.

Sacamos la bola y le damos unas vueltas a la masa, para desgasificarla. Cortamos porciones de unos 120 gr máximo, damos forma de monas, como si hiciesemos roscones pequeñitos y colocamos un huevo cocido en el centro. Las colocamos sobre la bandeja de horno forrada con papel de hornear y dejamos que doblen su volumen de nuevo, esta vez será un poco más rápido, pero no hay que tener prisa, para que luego salgan bien esponjosas.
Precalentamos el horno, calor arriba y abajo 180º

Una vez estén listas para meter en el horno, antes las pincelaremos suavemente con huevo batido, pondremos anisetes de colores y pegotes de azúcar humedecido por encima. Las hornearemos durante unos 20 minutos o más, hasta verlas bien doraditas.

Si quieres ver más recetas entra en mas recetas desde Aquí

Bizcocho esponja al microondas para postres y decoración

Hoy hemos preparado los famosos Bizcocho esponja al microondas. Una alternativa ideal, para acompañar postres emplatados, como por ejemplo helados, sopas dulces, postres en vaso…etc. Y también para decorar tartas y pasteles.

Son unos bizcochos, que se hacen en pocos minutos, y resultan muy tiernos y esponjosos. Además vamos a manchar muy pocos utensilios, que también, es una ventaja.
Necesitaremos, un sifón para espumas. Los sifones para espumas, podéis encontrarlos ya, en casi todas las tiendas, de utensilios de cocina. En páginas online, también tenéis mucha variedad. Lo que debes buscar, es un sifón de espumas que tenga buen precio y que sirva tanto para frío como para caliente (que incluso se pueda calentar al baño María). 
Yo utilizo el de 1L. pero para casa, con el de 1/2 L. es suficiente. Para el de 1L. Utilizaremos 2 cargas de N20, y para el de 1/2 L. una sola carga.
Imprescindible también, contar con unos vasos de plástico desechables, y por supuesto, un microondas.

Bizcocho esponja al microondas

Ingredientes para los bizcocho esponja al microondas

Esponja de pistacho al microondas

  • 90 g. pasta de pistachos
  • 135 g. claras de huevo
  • 90 g. yemas de huevo
  • 90 g. azúcar
  • 30 g. harina común

Esponja de avellana al microondas

  • 90 g. pasta de avellanas
  • 135 g. claras de huevo
  • 90 g. yemas de huevo
  • 90 g. azúcar
  • 30 g. harina común

Esponja de chocolate al microondas

  • 60 g de almendra tostada molida
  • 135 g claras de huevo
  • 90 g yemas de huevo
  • 90 g de azúcar
  • 30 g de harina común
  • 40 g de chocolate negro al 70%, derretido

Bizcocho esponja al microondas

Procedimiento

Preparar el Bizcocho esponja de pistacho

Comenzamos preparando los Bizcocho esponja al microondas, de pistacho. En recipiente de un batidor túrmix, introducimos todos los ingredientes de la lista, no importa el orden, todos juntos. Trituramos, hasta que obtengamos una masa bien homogénea, y sin grumos. Colamos la mezcla, con un colador muy fino, para evitar que algún grumo de harina, o cualquier otro ingrediente, pudiera obstruir la válvula de nuestro sifón.

Rellenamos el sifón con la mezcla, ayudándonos con un embudo, si queréis. Lo cerramos correctamente, y le colocamos dos cargas de N20, para sifones de 1L. y 1 carga para los de ½ L. Agitamos el sifón unos segundos, para que el gas, se mezcle con el contenido. Guardamos tal cual en el frigorífico, cerca 2 horas.

Disponemos de unos vasos de plástico desechables. Con unas tijeras, o un cuchillo, hacemos unos 3 o cuatro cortes verticales, en la base de los vasos, tal y como se muestra en el video, con el fin de que fluya el calor.

Transcurrido el tiempo de reposo de la mezcla, sacamos el sifón del frigorífico, y lo agitamos de nuevo, unos segundos más, boca abajo. Vertemos lentamente el contenido (apretando suavemente la palanca del sifón), en uno de los vasos de plástico, justo hasta un poquito menos de la mitad, como máximo, ya que durante la cocción en el microondas, la masa va a subir bastante.

Cocción de los Bizcocho esponja al microondas

Cocinamos en el microondas, a potencia máxima (unos 800-900 w), durante 40-45 segundos. La parte superior, debe estar completamente cocida, sin restos de espuma. Dejamos enfriar el bizcocho, dentro del vaso, sobre una rejilla, y boca abajo, unos 10 minutos. Repetimos la operación, con el resto de los vasos. Debemos rellenar y cocinar los bizcochos, de uno en uno, para que la cocción sea la adecuada.

Para desmoldar, pasamos la punta de un cuchillo por el borde, y la pared interior del vaso, para despegar el bizcocho, y poder extraerlo fácilmente. Entonces, lo podemos romper con las manos, para hacer trozos más pequeños, y acompañar postres o helados.

Preparar la esponja de avellana

Vamos con los Bizcocho esponja de avellana. Haremos exactamente los mismos pasos que para la esponja de pistacho, solo que cambiando el ingrediente principal, en vez de pasta de pistacho, la sustituiremos por pasta de avellana. El procedimiento es el mismo: Mezclar todo con el batidor de cuchillas, colar, introducir en el sifón y cerrar.

Colocaremos dos cargas nuevas, una, si el sifón es de ½ L. Agitamos y enfriamos en la nevera un par de horas. Cortamos la base de los vasos, rellenamos hasta casi la mitad, y cocinamos a la misma temperatura. Dejamos enfriar boca abajo 10 minutos.

Preparar la esponja de chocolate

Repetimos el procedimiento de nuevo, con los ingredientes de la lista. En este caso, hemos añadido avellanas, porque el chocolate derretido, tiene una consistencia más fluida, que por ejemplo, la pasta de avellana, o de pistachos.

Notas y sugerencias

Los bizcochos esponja, con sifón de espumas, se pueden preparar con algo de antelación, pero siempre debemos dejarlos dentro del vaso, y boca abajo sobre una rejilla, y desmoldar en el momento justo de utilizar. Es un bizcocho muy tierno y esponjoso, pero fuera del vaso, se seca con facilidad.

El tiempo de cocción en el microondas suele ser de 40 a 45 segundos, a potencia máxima. Pero, como pasa con los hornos, no todos los microondas son iguales, ni cuentan con la misma potencia. Entonces, os sugiero que vayáis probando, uno lo cocinamos 40 segundos, otro 45, así vemos cual nos queda mejor, incluso, podéis alargar 5 o 10 segundos más.

Aunque en este caso, la pasta de pistachos, la podéis realizar en casa, si queréis. Es muy fácil, solo debéis triturar pistachos crudos (sin tostar), en el vaso del túrmix, con un chorrito pequeño, de algún aceite suave, de girasol mismo. La cantidad de aceite, es relativa, vais añadiendo muy poco a poco, hasta lograr una textura homogénea, y un poco pastosa, y espesa.

Para la pasta de avellanas, tostamos en el horno, unas avellanas con piel. La pelamos, y troceamos, Trituramos primero la mitad, y luego el resto. Veréis que poco a poco, las avellanas van soltando su aceite natural. Y la textura pasa de un polvo, a un líquido denso. Dejamos reposar, y ya la podemos usar.

crema de calabaza

Receta de crema de calabaza

Elaboración: 15 min
Cocción: 35 min
Listo en: 50 min
 

Ingredientes:

  • 1 calabaza
  • 1 patata
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 5 quesitos sin lactosa
  • 4 rodajas jengibre
  • 1 pizca de sal
  • Pimienta negra

Elaboración:

Para empezar la preparación, pelamos la calabaza y la limpiamos por dentro de semillas y hebras, yo suelo usar un pela patatas, pelamos la patata.

Pelamos la cebolla y cortamos en brunoise (cuadraditos pequeños). Pelamos el jengibre y preparamos las 4 rodajas.

Quitamos la parte verde del puerro y el resto lo cortamos en rodajas.

En una cazuela alta, cubrimos el fondo de aceite de oliva y encendemos

Agregamos la cebolla y la dejamos pochar un poco, hasta que veamos que se va poniendo transparente.

Añadimos la patata y el puerro y dejamos cinco de minutos más.

Añadimos la calabaza cortada en dados y el jengibre, dejamos un par de minutos más y llenamos de agua, hasta que cubra todos los ingredientes.

Salamos y echamos pimentón.

Dejamos cocer durante 20 minutos, si hemos cortado en dados grandes la calabaza puede que haya que dejarlo 5 minutos más.

Ahora es momento de añadir los quesitos, que con el calor se irán desaciendo mientras revolvemos.

Es hora de coger el brazo de la batidora y pasamos todo hasta que nos quede una crema fina y ya tendremos lista para comer, nuestra crema de calabaza.

rosquillas sin gluten

Rosquillas sin gluten

Elaboración: 15 min
Cocción: 35 min
Listo en: 50 min
 

Habíamos dejado en otro post, las rosquillas con harina de trigo común, pero como bien sabéis, cada día hay más personas con intolerancias, por eso, he decidido para que todos podamos disfrutar, de este manjar, hacer la versión, pero sin gluten.

Como veis, son ingredientes que podemos encontrar de forma fácil.

Ingredientes

  • 600 gr de harina de harina sin gluten para postres (gallo del mercadona)
  • 130 gr de azúcar glass
  • 3 huevos
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra suave
  • La ralladura de una naranja y de medio limón
  • 4 cucharadas de anís dulce
  • 8 gr levadura (1/2 sobre)

Preparación

Rallamos la naranja y el limón

En un bol ponemos los huevos y el azúcar y batimos hasta que este bien mezclado.

Añadimos el aceite de oliva suave, el anís y añadimos el rallado de los cítricos.

Vamos incorporando la levadura y la harina, tamizada previamente, en varias tandas, mientras seguimos mezclando.

Hacemos una bola con la masa y enfilmamos, dejamos que repose en la nevera un par de horas.

Hacemos unas bolitas del tamaño de una pelota de golf, más o menos todas iguales, salen unas 30 bolitas.

Ponemos al fuego una sartén con aceite de girasol

Las espolvoreamos con azúcar blanquilla normal. Colocamos azúcar en un plato. Vamos rebozando la rosquilla en el azúcar. Podemos añadir al azúcar del rebozado un poquito de canela en polvo, le dará un toque diferente.

Si quieres ver más recetas de postres para carnavales, Aquí te los dejo ¡¡¡

risotto-de-setas

Risotto con setas

Elaboración: 15 min
Cocción: 35 min
Listo en: 50 min
 

La primera receta de risotto con setas, surgió del norte de Italia, más concretamente en la zona de Milán hacia el 1574 durante la época del Renacimiento. Esto es así porque en el 1300 llega este grandioso cereal a la península itálica y empieza a cultivarse en Nápoles.

Esta primera receta será el risotto a la milanesa, que nace a raíz de la costumbre en el norte de Italia donde cocinaban el arroz con caldo de pollo. Realmente el arroz a la milanesa no tiene gran misterio.

Este plato consiste en un arroz tostado realizado con un sofrito de cebolla al que se le añade caldo caliente. Más tarde se condimenta el arroz con queso Parmesano y azafrán. El azafrán es la clave del risotto a la milanesa, el color dorado que le otorga éste condimento es el color único y característico de este tipo de risotto.

A mediados del 1500 se conoce por primera vez el “Vianda de riso alla Lombarda”, que era un prototipo de receta de risotto hecha co arroz hervido, capas de queso, huevos, azúcar y canela.

Antonio Nebbi habla en su antiquísimo libro de recetas el “Cuoco Maceratese” de un método revolucionario que transformará el risotto originario. Sofríe el arroz con mantequilla y cebolla picada. Le añade leche a la receta tradicional, luego el caldo y sazona el arroz con especias.

La receta definitiva aparecerá en 1809 en un misterioso libro de recetas editado en Milán. Esta receta se llamará el “Riso Giallo in padella”, donde se cuece el arroz previamente salteado en un sofrito de mantequilla, cebolla y cervellato (que es la casquería del pollo en este caso), se añade progresivamente el caldo previamente atemperado, ya aderezado con azafrán.

En 1829, Felice Luraschi edita la receta donde este antiguo “risotto riso giallo” se convierte en el “risotto alla Milanese giallo”

Ingredientes

para hacer Risotto de Setas (para 2 personas):

  • 200 gr de arroz (Aquí te dejo tipos de arroz)
  • 600 ml de caldo de verduras
  • 150 gr de setas
  • 1 cebolla grande
  • 50 gr queso Gran Padano
  • 100 ml de vino blanco
  • 2 dientes de ajo
  • aceite de oliva
  • pimienta negra
  • sal

Elaboración:

El proceso para hacer la Receta del Risotto de Setas es muy sencillo, pero eso sí, hay que seguir unas pautas muy simples

El primer paso es la elección de un grano para hacer nuestro Risotto de setas, Aquí te dejo una página con información sobre los tipos de granos.

Por otro lado un buen caldo de verduras, que si es natural mucho mejor, sino podemos encontrar en nuestra tienda de barrio uno bien de precio, para usarlo en nuestro risotto de setas, tendrá que estar caliente, yo lo pongo en un cazo a fuego lento para que no pierda temperatura.

Y por último no remover el arroz con la chuchara para no romper el grano de arroz en exceso, hay que mover la cazuela con movimientos circulares.

Y dicho esto comenzamos con nuestra receta.

Empezamos pelando los ajos y picándolos muy finos, y ponemos en una sartén junto con un buen chorro de aceite, hasta que se doren (yo uso la misma cazuela donde voy a hacer el risotto.

Picamos la cebolla muy fina y cuando el ajo empiece a estar dorado, la añadimos y vamos removiendo a fuego medio.

Ya habremos puesto el caldo a calentar o ya lo tendremos caliente.

Ahora vamos a cortar las setas en tiras, que luego menguarán en la cazuela.

Cuando la cebolla se ponga transparente añadimos las setas, con una pizca de sal y otra de pimienta negra.

Cuando las estas estén un poco doraditas.

Ahora vamos añadimos el vino y subimos un poco el fuego para ayudar a que se evapore el alcohol, con un par de minutos a fuego fuerte es suficiente.

Bajamos de nuevo el fuego a medio y añadimos el arroz, removeremos con ayuda de una cuchara durante unos 30 segundo y añadimos caldo caliente, con ayuda de un cazo si queremos, hasta que se empiece a ver el caldo entre el arroz, a partir de este punto contamos 18 minutos.

A medida que vaya desapareciendo el caldo, iremos añadiendo con ayuda del cazo, más caldo poco a poco y en varias tandas, repetimos el proceso hasta acabar el caldo por completo, moviendo la cazuela con movimientos circulares, intentaremos no meter la cuchara, para no romper en exceso el grano.

Puede pasarlos, que una vez acabado el caldo nos haga falta un poco más, si no tenemos caldo y vamos a añadir agua, recuerda que siempre tiene que estar muy caliente.

Pasados los 18 minutos probamos el arroz, si esta al punto que cocción, que no este duro, rallamos por encima el queso Gran Padano, si preferimos usar otro queso, podemos usar parmesano, pero el original y con más potencia de sabor es el italiano, Gran Padano.

Ahora si, removemos bien para que con el calor se deshaga el queso y se mezcle y funda con el arroz y las setas.

Y listo para servir.

Personalmente me gusta usar un aro redondo y llenarlo decorándolo con un ramillete de cebollino, pero se puede emplatar a gusto de cada uno.

sorbete-de-limon-al-cava

Sorbete de limón al cava

INGREDIENTES

1 tarrina de helado de limón (tipo sorbete)

1 Vaso de cava (250ml)

2 limones

PREPARACION

Sacamos tiras de la piel de los limones, o sino rallamos la piel y la reservamos para decorar.

Dejamos que la tarrina de helado se derrita un poco, lo justo para poder manipularla.

Con ayuda de una batidora, mezclamos el helado, el cava y el zumo de los limones.

Llevamos al congelador.

Cuando empecemos a comer/cenar, sacamos el sorbete y lo dejamos que vaya perdiendo el frio.

Para cuando hayamos llegado a la hora del postre estará listo para servir en copas de champán, pero si vemos que aún esta espeso, le damos una vuelta con la batidora de brazo o con unas varillas.

Y decoramos con las virutas de la piel del limón o si hemos conseguido hacer tiras, con las tiras.

Mousse-de-limón

Mousse de Limón

INGREDIENTES

  • 300 ml de leche condensada
  • 200 ml de nata
  • 375 g de yogur natural
  • Zumo de ½ limón
  • Rayadura de un limón entera
  • Hojas de menta para decorar

PREPARACIÓN

Semi montamos la nata, no tiene que tener mucha consistencia, pero que no este líquida.

En un bol a parte ponemos la nata, el yogur, la leche condensada, el zumo de medio limón y la rallamos la piel de un limón entero. Mezclamos toso con ayuda de una varilla o procesador de alimentos.

Mezclamos la nata semi montada con la mezcla anterior.

Rellenamos los recipientes donde vayamos a servirlos y tapamos con film transparente, para que no coja sabores ni olores de la nevera.

Dejamos enfriar mínimo de 2 a 3 horas en la nevera.

pate atún

Pate de atún

INGREDIENTES

  • 2 latas de atún en aceite de oliva
  • 2 quesitos.
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 1/2 cucharada de queso crema
  • 1 cucharadita de ketchup o tomate frito

PREPARACIÓN

Tenemos 2 opciones, que lo queramos fino o no.

Si optamos por la opción de quererlo bien fino, deberemos usar la batidora de brazo, con lo que nos quedará un paté fino para poder untar en nuestras tostas.

Si nos da igual la finura del resultado podemos usar el tenedor y aplastarlo todo bien, el atún tampoco es muy difícil de conseguir que se desmigaje, así que no es difícil tampoco esta opción.

Lo importante es que el resultado final nos guste y nos quede como nosotros queremos.

Pate de mejillones

Esta receta, antes de leerla ya está preparada, veréis que es la cosa más fácil del mundo.

Os la he propuesto como entrante en el menú de navidad, pero es una receta que podéis preparar en cualquier momento del año, para un imprevisto si os viene visita, con tener una lata de mejillones por si acaso llega, luego podemos variar el resto de ingredientes.

Yo con esta receta tengo para la noche y el mediodía siguiente, depende los que seáis hay de sobra ¡¡¡

Elaboración: 10 min      |      Cocción: 0 min      |      Listo en: 10 min
 

INGREDIENTES

2 Latas de mejillones en escabeche

3 Quesitos

6 Palitos de cangrejo

1 Lata atún al natural

1 Cucharada de Mayonesa

ELABORACION

En el baso de la batidora, metemos todos los ingredientes, batimos, tapamos con film y a la nevera.

Como habeis visto no hay que calentarse mucho la cabeza ¡¡¡

El aceite de los mejillones lo echamos también y los palitos los picamos un poco.

Esta receta como la de otros pates, es mejor realizarla el día anterior, ya que cogerá más sabor y estará mucho más rica.

Aquí te dejo un menú de navidad para ponértelo más fácil.

Galletas de jengibre y canela

Galletas de jengibre y canela

Elaboración: 15 min
Cocción: 35 min
Listo en: 50 min
 

Ingredientes

Cantidades para 24 unidades aprox.

450 gr. de harina

200 gr. de mantequilla

100 gr. de azúcar moreno

1 huevo mediano

80 gr de miel

2 cucharaditas de canela (opcional)

1 cucharadita de jengibre en polvo

Preparación

Primero vamos a mezclar los ingredientes secos por un lado y los húmedos por otro.

Mezclamos la Harina, el azúcar, la canela y el jengibre (si lo tamizamos todo junto mejor)

Por otro lado ponemos la mantequilla en «punto» Pomada, osea, blanda sin estar liquida y la mezclamos con el azúcar, podemos ayudarnos de una varilla o maquina de brazo o robot, lo que tengamos mas a mano.

Cuando veamos que el azúcar esta bien integrado añadimos el huevo y dejamos que se mezcle.

Ya añadimos el ingrediente húmedo que nos queda, la miel.

Cuando veamos que esta bien mezclado, vamos añadiendo la mezcla de ingredientes secos que tamizamos antes poco a poco y a vel. media.

Vamos añadiendo poco a poco la mezcla seca, hasta que este bien mezclado. OJO (no mezclar en exceso, ya que nos podrían quedar duras las galletas)

Ahora vamos a dividir en dos partes toda la masa, hacemos un rectángulo con cada parte y las envolvemos en papel film transparente separadas y las metemos en la nevera, entre 15 y 20 min. Este tipo de masas necesitan estar frías, para poder trabajarlas mejor y que no se pegue luego al rodillo.

Ahora vamos a estirar uno de los bloques, podemos usar dos guías, para que tengan el grosor que nosotros queramos o bien a ojo.

Una vez estirada, lo ideal seria volver a meterla en la nevera, ya que la masa del rodillo ha cogido temperatura y si las cortamos ahora, pueden perder la forma en el horno. Con otros 45-60 minutos bastaría.

Pasado ese tiempo, encendemos el horno a 180 ºC, sacamos la masa estirada de la nevera y preparamos una bandeja con papel de horno.

Cortamos con el cortapastas que tengamos la forma de la galleta, hombre de jengibre, árbol de navidad, papa noel, redonda, cuadrada, lo que más nos guste ¡¡¡

Colocamos las galletas encima del papel de horno, dejando una separación de unos 2-3 cm entre unas y otras, para que no se peguen.

Cuando veamos que los bordes de las galletas empiezan a oscurecerse, significa que ya están listas, las sacamos y dejamos reposar 2-3 min. y seguimos horneando el resto de galletas.

crema de zanahoria

Crema de zanahoria

Origen

Se cree que el nombre de esta hortaliza proviene del árabe, una corrupción de la palabra latina pastinaca, nombre empleado por los romanos para designar a la variedad silvestre.

El origen de las zanahorias, probablemente sea Afganistán, durante el siglo X, o incluso antes. Los especímenes que han llegado hasta nuestros días son, bien de color purpura o amarillas.

En la antigüedad, la zanahoria no se cultivaba por su raíz, sino por sus hojas aromáticas, al igual que sucede con otras plantas de la misma familia, como el perejil, el comino o el hinojo. La raíz es nombrada por primera vez en el siglo.

Con total probabilidad, la zanahoria fue introducida en España por los musulmanes durante su dominio de la Península, desde donde se extendería al resto de Europa entre los siglos VIII y X.

El medico y erudito judeojudeo-bizantino llamado Simeón Seth, menciona tanto variedades de zanahorias rojas como amarillas.

Un agrónomo andalusí de la segunda mitad del siglo XII, conocido con el nombre de Ibn -Awwwam, también describe los dos colores. La primera referencia escrita de su consumo, son unos escritos españoles que datan de l siglo XII, en los que se mencionan recetas de zanahorias con aceite, vinagre y sal.

Seria durante el siglo XVI o XVII cuando los Países Bajos aparecerla zanahoria de color naranja, debido a la abundancia de carotenos. Esta variedad es la mas corriente en occidente y su cultivo se ha extendido por todo el mundo.

Elaboración: 10 min
Cocción: 25 min
Listo en: 35 hora
 
  • 8 zanahorias grandes
  • 2 patatas
  • 1 cebolla grande
  • 2 Puerros
  • 3 quesitos
  • sal y pimienta
  • 4 Rodajas de Jengibre (Opcional)

Preparación de la crema de zanahorias:

Ponemos en un una cazuela, el fondo de aceite de oliva y encendemos el fuego a medio gas.

Pelamos la cebolla, la cortamos por la mitad y cada mitad en tres partes y la ponemos en el aceite.

Vamos rehogando durante unos 5 minutos.

Pelamos las zanahorias y las cortamos en rodajas no muy gruesas, las echamos una vez la cebolla este pochada.

Quitamos la parte verde del puerro y la primera capa, lo cortamos en rodajas y lo añadimos tambien.

Pelamos las patatas y las cortamos como la cebolla, por la mitad y luego en varias partes, que no se queden muy gruesos los trozos.

Añadimos el jengibre.

Una vez que dejemos todo a fuego medio, durante unos minutos, echaremos el caldo o el agua o mitad y mitad. Yo soy partidario para que no tenga excesivo sabor a caldo, poner la mitad de caldo y la mitad de agua.

Salmimentamos al gusto.

Ponemos a fuego fuerte hasta que empiece a hervir, que lo bajaremos a fuego medio.

Pasados unos 20 minutos desde que empezó a hervir, apartamos del fuego, añadimos los quesitos.

Pasamos por la batidora y si queremos que se quede mas fino, lo pasamos también por un chino.

Si lo queremos más liquido, añadiremos más caldo y si lo queremos más espeso, algún quesito más.

Podemos decorar el plato con una ramita de perejil o bien añadirle unos picatostes..

A mi personalmente me gusta ponerle una vez emplatado un trozo de queso cabrales ….. simplemente delicius ¡¡¡