guiso

sopa castellana

Sopa castellana o sopa de ajo

Historia:

La sopa castellana o sopa de ajo es un plato típico de la zona castellano-leonesa, compuesta básicamente por pan duro del día o días anteriores, agua o caldo, pimentón de la vera dulce, ajo, aceite de oliva y huevo escalfado como algo opcional. Es una sopa de origen muy humilde, es un plato que se adapta a cada casa o cada cocinero.

El ingrediente principal “el ajo ” fue cubierto con connotaciones que tenían un claro componente geográfico (determinado por la clase social que conformaba la tierra). El sur del país, relativamente más empobrecido que las áreas del norte, utilizaba más este alimento precisamente porque su cultivo se adecuó a aquellas tierras.

Para poder comer ajo manteniendo el sentimiento de superioridad, los chefs de los aristócratas idearon un truco: el ingrediente “ennoblecedor”. Ryleigh Nucilli apunta en ‘Atlas Obscura’ que para hacer que el ajo y otros ingredientes estigmatizados fueran socialmente aceptables, los cocineros de la época combinaron el ajo con alimentos más bien vistos: carnes, especias caras y quesos añejos. “Estos, por mera proximidad, realizaban una suerte de alquimia gastronómica que permitía al ajo desprenderse del hedor de la pobreza y aparecer en las mesas de los nobles”, dice Nucilli.

El horror de las élites

Asimismo, según recoge Livia Gershon en ‘Jstor’, un estudio de 1898 de Alfredo Niceforo, un estadístico conocido por su defensa del racismo científico, sostenía que la gente del sur de España “es todavía primitiva, no completamente evolucionada”. Mientras las diferencias de clase se iban adhiriendo al sistema social que dispusieron las élites, en Italia el ajo se tornó estigma.

En un libro de cocina de 1891, explica Gershon, Pellegrino Artusi describe a los antiguos romanos dejando el este alimento “a las clases bajas, mientras que Alfonso el Rey de Castilla lo odiaba tanto que castigaba a cualquiera que se presentara en su corte con una pizca de este en su aliento”.

De hecho, Artusi instaba a sus lectores, la clase alta, a superar su “horror” de cocinar con ajo usando solo un poco. “Lo que llama la atención es la frecuencia con la que este discurso de clase y raza sitúa en el centro la comida maloliente dentro de una representación más amplia de la suciedad y el olor atribuidos al cuerpo así como al medio ambiente”, subraya al respecto Rocco Marinaccio en su estudio ‘Garlic Eaters: Reform and Resistance a Tavola’.

La misma receta nos habla ya de cómo tuvieron que ser sus orígenes. Es de lo más humilde que pueda imaginarse, pues ingredientes como el pan duro y los ajos eran consumidos por los más pobres. De esta forma, la sopa de la que hablamos nació como un recurso para aprovechar los humildes ingredientes que había a mano.

El nacimiento

Su nacimiento se produjo entre los campesinos y los pastores. Concretamente, los que habitaban en Castilla La Vieja y León. En estas regiones el frío suele ser muy intenso, y la sopa de ajo alimentaba y calentaba. Tal es la identificación entre la región y el plato que muchos llaman a esta sopa «sopa castellana».

Sin embargo, hay alguna diferencia entre sopa castellana y de ajos. Los ingredientes son los mismos, pero la castellana tiene que prepararse con más agua para dar lugar a un caldo más fino.

Con todo, ambas sopas tienen en común ser platos humildes y potentes capaces de alimentar a campesinos y a reyes por igual.

En España, donde hoy en día es uno de los alimentos principales en nuestra dieta, hace unos siglos era  un alimento a evitar. Isabel La Católica prohibió que lo sirvieran en la Corte. En el siglo XIV el rey Alfonso de Castilla no podía soportar su olor y ordenó que ningún caballero se le acercara en un mes a la corte si consumía ajo.

No solo en España se mostraba desprecio por este alimento, franceses y portugueses también lo mostraban aunque cierto es que la Provenza francesa y Portugal supieron aprovechar el ajo y reconocerlo tanto en la gastronomía como por sus capacidades curativas.

Los romanos

En Gran Bretaña el ajo fue introducido por los romanos donde se empezó a cultivar en 1540 y se le conocía como “la medicina del pobre”.

No hay una única receta de sopa de ajo como tampoco la hay de sopa castellana. De hecho, en El libro de la cocina española, de Néstor Luján y Juan Perucho (Ediciones Danae 1970), dicen esto: «Veamos las sopas de ajo castellanas. Son casi todas parecidas a las de Madrid. En algunos pueblos de la provincia de Guadalajara las ponen al horno y les añaden cominos tostados. En otros lugares desaparece el pimentón que en Madrid tanto acredita a estas sopas. (…) Sopas de ajo las hay en toda España. Es símbolo de sencillez: «no inventó las sopas de ajo», se dice de alguien de cortos alcances».

Si quieres ver más recetas de la gastronomía de Castilla y León, aquí te dejo Recetas de Castilla y León.

Sopa castellana

5 from 1 vote
Receta de icorton Plato: Castilla León, cuchara, Guiso, Primeros
Cook Mode

Keep the screen of your device on

Raciones

4

raciones
Tiempo de preparación

30

minutos
Tiempo de cocinado

40

minutos
Calorías

300

kcal

Ingredientes

  • 6 rebanadas de pan del día anterior o dos días antes

  • 500 gr caldo de pollo

  • 1 cabeza de ajo

  • 3 huevos

  • 50 gr tacos de jamón

  • 1 ch pimentón de la vera

  • aceite de oliva

Paso

  • En una cazuela cubrimos el fondo de aceite
  • Pelamos los ajos y los cortamos en rodajas
  • Ponemos los ajos y el jamón en el aceite hasta que los ajos estén dorados
  • añadimos el pan y dejamos un par de minutos
  • Bajamos el fuego y añadimos el pimentón, yo uso mitad dulce, mitad picante, eso ya a gusto de cada uno, a mi me gusta con un toque más picante
  • Removemos seguido unos segundos, para que no se nos queme
  • Añadimos el caldo y dejamos 15 minutos a fuego bajo
  • Pasado el tiempo rompemos los huevos en la sopa y lo dejamos 4 minutos más, veremos que se van cuajando solos.

Did you make this recipe?

Tag @cocinayaroma on Instagram and hashtag it #cocinayaroma

Like this recipe?

Follow us @cocinayaroma on Pinterest

Quieres hacer esta receta ?

Like us on Facebook

lentejas

Lentejas con chorizo caseras

Lentejas

5 from 1 vote
Receta de icorton Plato: GuisoCocina: Guiso, primerosDificultad: Fácil
Cook Mode

Keep the screen of your device on

Raciones

4

raciones
Tiempo de preparación

1

hora 

30

minutos
Tiempo de cocinado

40

minutos
Calorías

116

kcal

Ingredientes

  • 400 gr de lentejas

  • 1 1/2 L. agua

  • 3 chorizos

  • 1 trozo tocino

  • 1 pimiento verde

  • 2 tomates

  • 2 zanahorias

  • 2 hoja de laurel

  • 3 patatas

  • 1 cebolla

  • 1/2 cabeza de ajo

  • 50 ml de aceite

  • 1 chta sal

  • 1 ch de pimentón dulce

Paso

  • El día anterior
  • Ponemos las lentejas a remojo la noche anterior
  • El mismo día
  • Pelamos las zanahoria y la cortamos en rodajas, la cebolla, los ajos, los pimientos los cortamos en cuadraditos pequeños
  • Pelamos las patatas y las cortamos en trozos rompiéndolos al final.
  • Pochamos la cebolla junto con el ajo en una olla con aceite.
  • En un par de minutos añadimos el laurel y el chorizo en rodajas, junto con el tocino en trozos
  • Añadimos los tomates y seguiremos removiendo durante un par de minutos, para que se deshagan y añadimos el pimiento y las zanahorias.
  • Añadimos el pimentón y removemos.
  • Añadimos las lentejas y removemos unos minutos
  • Llenamos de agua fría hasta que nos cubra las lentejas con un poco más sobre 3 dedos y dejamos a fuego medio 30 minutos
  • rectificamos de sal y pimienta si lo vemos necesario.
  • Añadimos las patatas
  • Bajamos el fuego y dejamos otra media hora
  • Probamos el punto de las lentejas y las tendríamos listas para comer

Did you make this recipe?

Tag @cocinayaroma on Instagram and hashtag it #cocinayaroma

Like this recipe?

Follow us @cocinayaroma on Pinterest

Quieres hacer esta receta ?

Like us on Facebook

Callos-Gallega

Receta de Callos a la Gallega

Hoy toca un plato típico de la gastronomía gallega que se solían preparar en las fiestas familiares, la receta de callos a la Gallega, sobre todo en épocas de escasez en las que el hambre estaba presente.

Usaremos en este plato las partes de la ternera y del cerdo “peores”, ya que se consideraban las peores partes del cerdo. Hoy en día sin escasez, es una receta que semana tras semana, todos buscamos o hacemos en casa, para comer cada Domingo.

La elaboración de la receta de callos a la gallega empiezan a elaborarse el día anterior, hidratando los garbanzos y limpiando las tripas y patas y poniendo a remojo. Vamos a por la “Tapa” de callos.

Receta de Callos a la Gallega

0 from 0 votes
Receta de icorton Plato: GuisoCocina: GallegaDificultad: Media
Cook Mode

Keep the screen of your device on

Raciones

8

raciones
Tiempo de preparación

30

minutos
Tiempo de cocinado

2

horas 
Calorías

189

kcal

Esta receta se aconseja empezarla el día anterior, para que de tiempo a hidratar los garbanzos y poner en remojo la tripa y la pata.

Ingredientes

  • 1 kg. de garbanzos

  • 0,250 kg de vientre

  • 1 pata de ternera

  • 3 chorizos

  • 1 cabeza de ajos

  • 1 trozo de tocino

  • 2 cebollas grandes

  • Pimentón dulce y picante

  • 1/2 bote de especia de comino

  • Sal

  • Aceite de oliva virgen

  • 2 limones

Paso

  • El día de antes
    Ponemos los garbanzos a remojo con el doble de agua del volumen, ya que crecerán y nos hará falta sitio.
  • Preparamos los callos, limpiamos el vientre con ayuda de sal gruesa y un cepillo de verdura, por los dos lados de la tripa para quitar impurezas, enjuagamos con agua.
  • Ponemos las tripas y la pata en un bol con el zumo de los dos limones, uno cortado en trozos (yo pongo lo que sobra de escurrirlo entero) y lo cubrimos con agua, dejando hasta el día siguiente.
  • El dia de la preparación:
    Vaciamos el agua con limón y los ponemos en una olla/cazuela donde vayamos a preparar todo, lo suficientemente grande como para que coja todo.
  • Añadimos de agua hasta que cubra todo y dos dedos mas, dejamos cocer una hora.
  • Vaciamos el agua, cortamos el vientre en cuadrados pequeños y lo volvemos a meter en la cazuela, añadimos las cebollas enteras, la cabeza de ajo partida por la mitad,
  • Añadimos los garbanzos, el tocino y los chorizos cortados en rodajas, y agua caliente que cubra todo, ponemos a fuego fuerte hasta que comience a hervir, bajamos el fuego y dejamos cocer a fuego medio durante una hora y media.
  • Tienes que comprobar que el garbanzo esté tierno pero que no se deshaga, a mi no me gusta blando así que hay que ir mirando el punto a partir de la hora y media.
  • Retiramos la pata para y le quitamos toda la carne, que introduciremos de nuevo junto con los garbanzos, desechando los huesos.
  • Retiramos la cabeza de ajo y las cebollas, extraemos los ajos apretando, y ponemos en una sartén con un poco de aceite, los ajos y las cebollas que habremos cortado para dorar todo.
  • Una vez dorado, apartamos del fuego y añadimos el comino, y el pimentón (yo uso mezcla de picante y dulce a razón de 3 cucharas de dulce por 1 de picante.
  • Removemos bien y cuando este todo bien mezclado, lo ponemos en un baso de la batidora junto con un poco del caldo de los garbanzos, para que no se quede tan espeso.
  • Batimos bien y lo vertemos en la cazuela, probamos de sal y si es necesario añadimos y seguimos removiendo bien, dejando entre 5 y 10 min a fuego bajo.
  • Ya tendríamos listos nuestros Callos a la Gallega.

Did you make this recipe?

Tag @cocinayaroma on Instagram and hashtag it #cocinayaroma

Like this recipe?

Follow us @cocinayaroma on Pinterest

Quieres hacer esta receta ?

Like us on Facebook

Si los hacéis para comerlos de un día para otro, mucho mejor porque se asientan todos los sabores y están mas ricos.

Si quieres ver más recetas de guisos, o también recetas de la cocina Gallega

guiso de choupa

Guiso de choupa

La receta de hoy pota (choupa)  de la ría, guisada, típico de la costa gallega, nada como un buen Guiso de choupa bien caliente, para afrontar el frío invierno.

La pota ó choupa es pariente del calamar aunque menos valorada que este y eso se ve reflejado en su precio, pero no por eso deja de estar buenísima y ahora en tiempo de crisis lo del precio también es importante.

Es un alimento muy rico en nutrientes y una muy buena fuente de proteínas, carbohidratos, minerales como el fósforo, potasio, magnesio, etc., y vitaminas del complejo B. 

Su aporte de grasas es muy bajo, lo que determina que su valor calórico también lo sea. De sabor un poco mas fuerte que el calamar y mas dura, por lo que necesita mas tiempo de cocción.

Si quieres ver más recetas entra en Recetas de Guisos

Guiso de choupa

5 from 1 vote
Receta de icorton Plato: GuisoCocina: Cocina GallegaDificultad: Fácil
Cook Mode

Keep the screen of your device on

Raciones

4

raciones
Tiempo de preparación

30

minutos
Tiempo de cocinado

40

minutos
Calorías

186

kcal

Ingredientes

  • 1 kg. de choupas

  • 1 cebolla

  • 1/2 pimiento rojo

  • 1 puerro

  • 1 cucharadita de pimentón dulce

  • 200 ml.de caldo de pescado

  • 50 grs. de guisantes

  • aceite y sal

Paso

  • Limpiamos las choupas, y las cortamos en anillas.
  • Salamos al gusto (ojo que según el caldo de pescado que usemos puede estar ya salado)
    Si quieres hacerlo casero te dejo la Receta de Fumet
  • En una cazuela ponemos un poco de aceite y ponemos la cebolla, el puerro y el pimiento, para sofreírlo todo.
  • Añadimos las choupas y seguimos removiendo.
  • Veremos como empiezan a soltar agua la choupa, es el momento de echar el pimentón.
  • Cubrimos con el caldo de pescado, si vemos que es poco, añadimos agua.
  • Lo dejamos todo a fuego medio 20 minutos y tendremos listo nuestro guiso de choupas.

Did you make this recipe?

Tag @cocinayaroma on Instagram and hashtag it #cocinayaroma

Like this recipe?

Follow us @cocinayaroma on Pinterest

Quieres hacer esta receta ?

Like us on Facebook