Cremas

Hummus de garbanzos

Hay muchas recetas de Hummus de garbanzos, pero tan rica como esta es difícil ¡¡¡

¡El hummus está de moda! Y todo indica que para quedarse una buena temporada, ya que hace de complemento ideal no sólo de picoteos, sino en múltiples preparaciones. Y es que el hummus las tiene todas: es versátil, rico en nutrientes y además.. ¡es saludable! Hoy te contamos sobre el origen de esta exquisita pasta untable y te regalamos una receta infalible para prepararla en casa.

Esta deliciosa pasta proveniente de oriente, hoy goza de popularidad mundial y tiene la capacidad de unir en torno a un dipeo a vegetarianos, carnívoros y veganos. ¿Cómo algo tan simple como el tradicional puré de garbanzos -con algún toquecito más-, se vende ahora en los restaurantes top y lo encuentras en múltiples formatos? Indagamos un poco en sus orígenes para encontrar juntos la respuesta.

Un poquito de historia en torno al hummus

En su versión más purista es una pasta cremosa (¡muy cremosa!), de garbanzos cocidos, jugo de limón y tahine (pasta de sésamo), sal y aceite de oliva. También es muy común que se prepare con ajo y pimentón.

La base es tan simple y sabrosa, que hoy por hoy, vemos «hummus» de muchas cosas. Nos encanta que así sea: ¡no somos puristas! La gastronomía es un fenómeno cultural que afortunadamente está en constante movimiento.

Hay algo que debemos dejar en claro; si bien hay muchas recetas y combinaciones diferentes, para que sea hummus necesariamente tiene que tener garbanzos. ¿Por qué? En árabe, hummus significa simplemente “garbanzos”. Si no los tiene, estaríamos hablando de otro «dip» o pasta untable.

¿De dónde viene esta pasta maravillosa?

El hummus está de moda (búscalo en Instagram, es trending topic entre la comunidad «foodie«), pero ojo, es súper antiguo. Tenemos totalmente claro que viene de Medio Oriente, pero como todo buen producto, invento o hallazgo, son muchos quienes quieren atribuirse la autoría de este simple pero delicioso manjar. 

Hay quienes apuestan a que es árabe, otros afirman que es un alimento de orígen judío. Es súper popular en el Líbano, Grecia, Palestina y Turquía. ¡Incluso puede haber data de que era preparado y consumido en el Antiguo Egipto! 

En fin, en esto sí que podemos estar de acuerdo, ¡y es que está buenísimo! Tanto así, que ya es mundialmente reconocido.

Si quieres ver más recetas de verduras, Recetas de verduras te las dejo ¡¡¡

Hummus de garbanzos

0 from 0 votes
Receta de icorton Plato: Cremas, Sin azúcar, Sin gluten, Sin lactosa
Raciones

4

raciones
Tiempo de preparación

30

minutos
Tiempo de cocinado

40

minutos
Calorías

300

kcal

Ingredientes

  • 400 gr garbanzos cocidos

  • 2 chta comino molido

  • 1 chta canela en polvo

  • Agua o el caldo de cocción de los garbanzos

  • 2 dientes de ajo

  • Sal y pimienta negra (al gusto)

  • 1 chta de pimentón dulce y otra de picante

  • 1 ramita de cilantro

  • 120 ml de aceite de oliva

  • 1 lima o limón (el zumo)

Paso

  • Cocemos los garbanzos y reservamos el agua, para usarla más adelante y y los ponemos a escurrir.
  • Hacemos el zumo con la mitad de un limón, lo colamos por si quedan pepitas y reservamos.
  • Pelamos el diente de ajo.
  • Colocamos los garbanzos en el vaso de la batidora con el diente de ajo, la canela, el cilantro (o en su defecto perejil), el zumo de medio limón colado, el comino molido, una pizca de pimienta negra recién molida, sal, el aceite de oliva y la mitad de cada pimentón.
  • Batimos con la máxima potencia hasta que nos quede una crema tipo puré pero un poco más denso y reservamos en la nevera.
  • Tenemos el caldo de la cocción para dejarlo más suelto o si vemos que nos queda demasiado compacto.
  • Para presentarlo yo prefiero en cuencos individuales aunque también se puede presentar en un plato para compartirlo.
  • Repartimos la crema de garbanzos y la espolvoreamos con un poco de pimentón y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
  • Y ya tendríamos listo para servir nuestro hummus de garbanzos.

Salsa holandesa

Elaboración: 1h 00 min
Cocción: 30 min
Listo en: 1 hr 30 min

La salsa holandesa tiene una gran variedad de usos, el más común hoy en día es, junto a los huevos benedictinos, cuya receta podéis ver aquí.

Es una salsa muy fácil de hacer, pero es muy importante tener varios pasos claros, para que ni se nos estropee, ni para que se nos quede liquida…

Ingredientes

  • 3 yemas de huevo
  • !/2 lima, el zumo
  • 120 gr. mantequilla sin sal
  • 1 cayena (Yo uso kimuchi)
  • Sal

Preparación

1

Calentamos la mantequilla en una sartén. Retiramos del fuego para que se vaya enfriando.

Opcional: “Podemos clarificar la mantequilla si nos vemos capacitados para ello, aunque no es obligatorio, en el video veréis el resultado sin hacerlo. Pero aun así os dejo el paso.

Dejamos que la mantequilla, se derrita sin tocarla y cuando comience a estar caliente aparecerá en la superficie una espuma y en el fondo una capa residual. En ese momento retiramos del fuego y eliminamos la espuma con una cuchara. La capa blanquecina del fondo la desecharemos en el momento en que vayamos a utilizar la mantequilla.”

2

Ponemos en un cazo agua para preparar el baño maría, tenemos que tener en cuenta que el agua que tengamos en el cazo no llegue hasta el bol donde vayamos a hacer la salsa.

Al hacerlo al baño maría, evitamos que se nos queme y se separe.

Ponemos en el bol las yemas y el zumo de la media lima, y ayudándonos de unas varillas empezamos a remover constante y vigorosamente hasta que la mezcla se vuelva espumosa y tenga un color más claro vamos a poner que entre 3 y 5 minutos conseguiremos el resultado.

3

Una vez conseguido, empezamos a echar la mantequilla derretida, de una forma constante, mientras seguimos removiendo enérgicamente, y echamos también la cayena o en mi caso el Kimuchi.

4

Salpimentamos y si vemos que nos gusta más agrio, echamos más zumo de lima.

Una vez que veamos la Salsa holandesa espesa, la retiramos, tapamos intentando que no enfríe mucho, mientras se terminan los pasos, para tomarla lo más caliente posible.

Podemos usar esta salsa holandesa para utilizarla junto con unos huevos benedictinos ( Aquí la receta )

 

Video

Crema de espinacas

Elaboración: 15 min
Cocción: 15 min
Listo en: 30 min

Con este frío no hay nada mejor que una crema de espinacas, y si encima es verdura mucho mejor.

Veréis como con esta crema de espinacas, notarás que todo empieza a funcionar ¡¡¡

Ingredientes

  • 500 gramos de espinacas
  • 60 gr.de harina
  • 70 cl de leche
  • 30 gr-de mantequilla
  • Sal
  • 20 gr. queso crema

Preparación

1

Cocemos en abundante agua con sal las espinacas, durante unos 5 minutos
Por otra parte hacemos una bechamel, pero mas bien tirando a líquida, con un poco harina y  leche.

2

Para hacer la bechamel, derretimos en un cazo la mantequilla, añadimos la harina tamizada (para que no nos queden grumos) y la doramos un poco.

 

3

Después añadimos poco a poco la leche caliente (para seguir evitando  grumos), salpimentamos.

 

4

Cuando tengamos la salsa besamel lista, lo pasamos junto con las espinacas y el queso crema a la batidora, si ha salido espesa la crema, aclaramos con un poco de leche.

Servimos y a disfrutar ¡¡¡¡

Mousse de pimiento de piquillo

Elaboración: 1h 00 min
Cocción: 30 min
Listo en: 1 hr 30 min

Quien no a querido sorprender a sus invitados con un plato, pero a pensado que es super difícil conseguir una buena presentación si no eres un profesional, con esta receta de Mousse de pimiento de piquillo, lo lograrás de una manera super fácil

Ingredientes

  • 250 gr Pimientos piquillo
  • 200 gr Nata
  • 6 gr Gelatina
  • Pizca pimienta negra
  • pizca sal

Preparación

1

Semimontamos la nata.

2

Con ayuda de una batidora trituramos los pimientos del piquillos, sin el aceite.

Añadimos la sal y la pimienta.

3

Una vez montada la nata, pasamos la mitad del puré de los piquillos y con movimientos envolventes, vamos mezclando con la nata..

Es importante no batir demasiado fuerte o se nos bajará demasiado la nata.

4

Metemos en una manga pastelera y a la nevera, un mínimo de 3 horas.

 

Ideal para usar el mousse, con la receta que publicamos de la brandada de bacalao

Cream cheese frosting

Cream cheese frosting

El glaseado de queso (Cream cheese frosting) va muy bien con muchos cupcakes, pero sobre todo con el Red Velvet y el cupcake de zanahoria. Es muy rápido de preparar y muy fácil.

Te dejamos la fabulosa receta de Iván Cortón

Si quieres ver más recetas entra en mas recetas desde Aquí

Cream cheese frosting

0 from 0 votes
Receta de icorton Plato: Cremas, PostresCocina: postreDificultad: Fácil
Raciones

4

raciones
Tiempo de preparación

30

minutos
Tiempo de cocinado

10

minutos
Calorías

300

kcal

Ingredientes

  • 240 ml (1 taza) de queso cremoso (Philadelphia) a temperatura de ambiente

  • 60 g (4 cucharadas) de mantequilla sin sal, a temperatura de ambiente

  • 10 ml (2 cucharaditas) de extracto de vainilla

  • 450 g (4 1/2 tazas) de azúcar glacé (poco a poco )

Paso

  • Con una batidora eléctrica en velocidad media-alta, mezclamos la mantequilla con el queso hasta que quede una consistencia esponjosa, 2 o 3 minutos.
  • Después bajamos la velocidad y agregamos el azúcar, la mitad primero y cuando esté integrado la otra mitad.
  • Añadimos extracto de vainilla y mezclamos hasta que quede una crema suave y bien integrada.
  • Si no la vamos a utilizar inmediatamente, podemos guardarlo en la nevera hasta 3 días en un bol hermético
  • Debemos sacarla, para que atempere, antes de usar y batir un poco a velocidad baja hasta que vuelva a tener una consistencia suave.