cocina@cocinayaroma.es

marisco

mejillones en salsa picante

Mejillones en salsa picante “Il diabolo”

Existen varias recetas de Los mejillones en salsa picante o rellenos, en algunos sitios los llaman mejillones tigre, aunque esos los veremos en otra receta, salvo en el País Vasco (donde los tigre se hacen con tomate? tienen su origen en el norte de España, sobre todo en Galicia, donde hay una antigua tradición de cultivo de mejillones. Su nombre se debe al origen picante de la receta. Incluso se les llama ‘tigres rabiosos’ a los mejillones que llevan más picante.

Los mejillones como he dicho es un plato que en Galicia es muy común usarlos en la cocina, desde solos con unas gotitas de limón, en bechamel, tigres, en escabeche… o como en la receta de hoy, mejillones en salsa picante

Historía

Viendo la historia fueron los romanos los que generalizaron su consumo, primero recogiéndolos en su su hábitat natural posteriormente en criaderos artificiales.
Más tarde, durante el reinado de Felipe II en España, su cocinero, el gallego Martínez Motiño, los introduciría en los menús de la Corte, traídos hasta Castilla en barriles desde el puerto portugués de Aveiro.

Ya en el siglo XVIII se ha documentado que la carne de los mejillones era utilizada como cebo para capturar piezas más cotizadas como los bacalaos.
A mediados del siglo XIX se iniciaron en España, concretamente en Galicia, las primeras experiencias de cultivo de mejillones. Pero sería a primeros del XX cuando se generalizaría la forma de cultivo que se conoce en la actualidad.

La mitilicultura o cría del mejillón se realiza de dos formas en bateas y en llanos:

Las bateas consisten en colocar plataformas de madera sobre el mar y descolgar de ellas cuerdas con la simiente del mejillón para que termine de formarse. En cada batea se ubican alrededor de 400 a 500 cuerdas que producirán una media de 45/50 Tm./años este sistema se utiliza tanto en Galicia como en el Mediterráneo.

La cría en llano o de fondo se realiza en el Mar del Norte.

Antes de comercializar los mejillones es necesario transportarlos a una depuradora, donde se eliminan sus impurezas y se analiza su salubridad, preparándolos para el consumo humano.

La Unión Europea es el primer productor de mejillones a nivel mundial. Así que no tenemos excusa para poder consumirlos, además los podemos disfrutar a un precio moderado.

Puedes ver más recetas de moluscos o pescado en Recetas de Pescado o Marisco

Mejillones en salsa picante “Il diabolo”

0 from 0 votes
Receta de icorton Plato: Entrante, pescado, mariscoCocina: EntranteDificultad: Fácil
Raciones

4

raciones
Tiempo de preparación

30

minutos
Tiempo de cocinado

40

minutos
Calorías

160

kcal

Ingredientes

  • Para la cocción
  • 3 kg de mejillones

  • 250 ml vino blanco

  • 2 hojas laurel

  • Una pizca de Sal

  • Para la salsa
  • 4 ch aceite oliva

  • 1 cebolla grande

  • 4 dientes ajo

  • cayena en polvo o guindilla

  • 1 1/2 ch sopera harina

  • 1 chta pimentón de la vera dulce

  • 2 ch tomate frito/triturado/natural

  • 250 ml del caldo de cocer los mejillones

Paso

  • Para la cocción
  • Introducimos todos los ingredientes en una cazuela con tapa
  • Ponemos a fuego medio y en 5 minutos veremos que se han abierto los mejillones
  • colamos el caldo de la cocción y reservamos
  • Sacamos los mejillones les quitamos la concha y reservamos
  • Para la salsa
  • Picamos el ajo en laminas y la cebolla en cuadrados pequeños
  • Ponemos en un cazo un chorrito de aceite de oliva y añadimos el ajo y la cebolla
  • Cuando este la cebolla pochada agregamos la harina y el pimentón sin dejar de remover 1 minuto, (veremos que se espesa y parece que forma grumos,
  • Incorporamos el caldo de la cocción y el tomate frito y la cayena o guindilla
  • Pasados 2 minutos, pasamos la salsa por un chino o con la batidora, reducimos todo, para que nos quede una salsa más fina y sin trozos.
  • añadimos los mejillones a la salsa y removemos un minuto más y ya los tendríamos listos para servir
txangurro a la donostiarra

Txangurro o centollo a la donostiarra

Txangurro o centollo a la donostiarra

0 from 0 votes
Receta de icorton Plato: Marisco, Navidad, Sin lactosaCocina: País VascoDificultad: Fácil
Raciones

4

raciones
Tiempo de preparación

30

minutos
Tiempo de cocinado

40

minutos
Calorías

127

kcal

Ingredientes

  • 2 Centollos

  • 3 Cebollas

  • 1 tomate

  • 2 dientes de ajo

  • 1 vaso brandy

  • Mantequilla

  • Aceite oliva

  • Pan rallado

Paso

  • Cocemos los centollos separados, de uno en uno en una cazuela con abundante agua. aquí te dejo un enlace de la mejor forma de cocer un centollo | centolla
  • Dejamos que enfríen un poco para sacarles toda la carne.
  • Sacamos la carne de la cabeza, del cuerpo y de las patas y la dejamos a parte, nos aseguramos que no lleve ningún nervio.
  • Limpiamos el caparazón con abundante agua y lo dejamos limpio por dentro.
  • En un cuenco mezclamos 3 cucharadas de pan rallado, con el perejil muy picado y dos dientes de ajo muy picaditos, reservamos.
  • Picamos las cebollas muy finas y las pochamos en una sartén con un poco de aceite de oliva.
  • Añadimos el tomate y removemos bien hasta que este deshecho.
  • Añadimos la carne de los centollos y salamos.
  • Ponemos una sartén al fuego y cuando tenga calor echamos el brandy y flambeamos (le prendemos fuego para que reduzca).
  • Cuando se apague el fuego, añadimos el liquido a la sartén de la mezcla e ingredientes y mezclamos todo junto.
  • Rellenamos los caparazones con la mezcla hasta las 3/4 partes y completamos con la mezcla del pan rallado.
  • Ponemos encima un trocito pequeño de mantequilla, que al meterlo al horno se deshará y quedará menos seco.
  • Gratinamos en el horno (con el horno precalentado) hasta que se doren (unos 4 minutos)
  • Servimos el txangurro relleno en un plato y decoramos con una hojita de perejil.
almejas marinera cocina y aroma

Almejas a la marinera

Elaboración: 40 min Cocción: 10 min Listo en: 50 min

HISTORIA

Latín: Tapes decussatus
Almeja es el nombre con que comúnmente se conoce a varios moluscos bivalvos que viven enterrados en arenas o barros de las orillas de los ríos y mares. También denominadas “escupiñas” o “tellinas” en algunas regiones, se las puede llamar moluscos excavadores, pues todas ellas gustan de enterrarse bajo las arenas de los litorales marinos. Suelen medir entre 5 y 6 cm. de anchura con estrías concéntricas, aunque el mayor molusco del mundo es la almeja gigante con cuya concha puede superar los 300 kilos,… (o sea que una de esas al ajillo, bastaría para todo el barrio).

Variedades más destacables de almeja:

Almeja amarilla (Mesodesma mactroides): se distribuye sobre las costas del Océano Atlántico, desde Río de Janeiro, Brasil, hasta la desembocadura del Río Negro en la Argentina

Almejón de sangre (Callista chione, a veces clasificado como Cytherea chione o Meretrix chione): habita fondos arenosos o con pequeños guijarros, hasta 100 m de profundidad, desde las costas de las Islas Británicas hasta el Mediterráneo. También recibe los nombres de almejón, mariposa, almejón brillante, gavesia o concha fina

Almeja dura: vive desde el Golfo de San Lorenzo hasta el Golfo de México

Almeja gigante (Tridacna gigas): vive en los arrecifes coralinos del Océano Pacífico y el Océano Índico

Almeja japónica (Ruditapes philippinarum): originaria de las costas francesas e inglesas, es de crecimiento rápido, por lo cual es utilizada para el cultivo en España, Francia e Inglaterra

Almeja de agua dulce (Diplodon chilensis): encontrada comúnmente en los ríos del centro y sur de Chile y de Argentina

Almeja Chocolata (Megapitaria squalida): encontrada en el Golfo de California

Almeja de Islandia (Arctica islandica); que habita en la costa de Islandia, registra el record de longevidad entre los animales. A un ejemplar descubierto el 2007, denominado Ming, se le estimó una edad de entre 405 y 410 años

Almeja babosa (Tapes pullastra): cultivada especialmente en Galicia (España)

Almeja fina europea (Tapes decussatus): es encontrada en el Mediterráneo, el norte del Océano Atlántico y Mar del Norte

Almeja rubia (Tapes rhomboideus): procedente de las costas portuguesas, actualmente se cultiva en España.

Las almejas son uno de los moluscos más apreciados, y admiten numerosos tratamientos culinarios como en calderetas, arroces, caldos, paellas, gratinadas, fritas…; en empanada, escabeche, en una brocheta, excelentes a la marinera; incluso en crudo como las ostras, si estamos completamente seguros de su frescura, comprobando primero que sus valvas ovaladas están intactas y herméticamente cerradas (signo de que están vivas), también podríamos encontrar alguna medio abierta que dándoles un ligero golpe deben reaccionar cerrándose, si no lo hacen es que están muertas y deben tirarse, también deben reaccionar con unas gotas de limón encima de su carne, moviéndose.

Si no fuera así, no las comas, también hay que evitar comer las que con la cocción no se han abierto.

Son de dificultosa digestión y no son aptas para las personas con problemas de colesterol, hipertensión, o de ácido úrico en la sangre.

Como todo marisco puede provocar alergias, por ejemplo, si ingerimos un parásito llamado ?cangrejillo?, que suele provocar las llamadas ?mareas rojas? y que al cocerlas se tornan de color rojo, es necesario eliminarlas pues pueden ser tóxicas para el hombre.

La mayoría de ellas, a menos que sean de criadero, suelen llevar dentro granos de arena, muy desagradables de encontrar en la propia boca, esto puede evitarse si las tenemos un par de horas en agua fría, a ser posible que sea agua con gas, las colocaremos sobre una rejilla, pues dejaran así caer su arena y esta se depositará en el fondo del recipiente. Quizá esta última acción, nos haga perder un poco del sabor marino que suelen tener a través del agua de su interior que se puede escapar, pero mejor eso que encontrarse con arena entre los dientes.

En la familia de las almejas se pueden contar más de 500 variedades, desde las pequeñas chirlas, hasta los grandes ostiones. También existe la almeja gigante, esa que vemos en las penículas, donde acaba por pillarle una pierna al ?malo?, y al esta pesar unos 300 kilos, es difícil soltarse.

Contienen unas 90 calorías por 100 gramos de carne. Y además de ser ricas en vitaminas A, B12, C y D, contienen calcio, hierro, potasio, fósforo, magnesio y yodo.

Otras entradas del Diccionario relacionadas con este tema:
Ostiones, Chirlas, Colesterol, Ácido Úrico, las Vitaminas, Sales Minerales y otros elementos citados, por separado según necesidad, o curiosidad.

almejas marinera cocina y aroma

INGREDIENTES ALMEJAS A LA MARINERA

  • 1 kg almeja
  • 4 tomates
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cda harina (maicena si eres intolerante al gluten)
  • 1/2 cdta pimentón dulce
  • 1/2 cdta pimentón picante
  • ½ vaso vino blanco
  • 1 hoja laurel
  • perejil picado
  • aceite de oliva

ELABORACIÓN ALMEJAS MARINERA

El dia anterior al que vayamos a preparar las almejas a la marinera, ponemos las almejas en una cazuela con agua y sal, para que suelten la arenilla que puedan traer

Ponemos a dorar en aceite de oliva la cebolla y el ajo muy picados.

Antes de que se doren añadimos una cucharada de harina y la rehogamos 1 minuto.

Incorporamos los tomates pelados y triturados (tambien podemos sustituirlo por tomate de bote).

Dejamos cocer tapado unos 5 minutos.

Añadimos el pimentón, removemos hasta que este bien mezclado y agregamos el vino.

Dejamos cocer todo durante 7-8 minutos destapado, para que espese, con la evaporación. ya despues las almejas soltarán agua.

Antes de meter las almejas, yo le paso la batidora a la salsa para que quede liquida, dentro de la misma cazuela donde estamos preparando las almejas a la marinera.

Incorporar las almejas y tapar la olla para facilitar que se abran. a fuego m edio.

Una vez abiertas, destapar la cazuela y dejar cocer unos minutos para que espese un poco la salsa.

Para terminar añadimos un poco de perejil picado.

Si quieres más recetas para navidad puedes verlas Aquí.